Search

Cine: The Nice Guys, de Shane Black

1997. Fiestas. Drogas. La industria pornográfica en su cumbre más alta, y un asesinato que desencadenará lo que podría ser la película mas divertida de lo que va del 2016.

¿Quien hubiera dicho que Ryan Gosling y Russell Crowe podrían tener una química tan absorbente y funcionar como el perfecto dream team?

Lo que The Nice Guys nos presenta no es un equipo de detectives meticulosos y eficientes como Sherlock Holmes y John Watson. Acá tenemos a dos antihéroes que tienen que dejar sus demonios internos para resolver un caso que podría llegar a costales no solo sus carreras, sino también sus vidas.

Holland March (Gosling) y Jackson Healy (Crowe) deben investigar los sucesos que desencadenaron la muerte de la famosa actriz porno Misty Mountains, cruzando así su destino con el de la enigmática Amelia, interpretada por Margaret Qualley (a quien veremos próximamente en la adaptación de Death Note). Pero con esos dos, ¿quien dijo que eso sería tarea fácil?

Holland actúa por instinto. Healy por racionalidad. Solos no pueden funcionar, y juntos, apenas. Pero ahí es cuando la verdadera estrella de la película se luce; Angourie Rice la rompe en la piel de la brillante hija del personaje de Gosling.

Holland lleva en su mano un tatuaje que dice "You will never be happy", pero después de ver The Nice Guys todos podríamos diferir de eso.

Por Agustina Leiva

0 comentarios:

Publicar un comentario