Search

Junior Boys - Big Black Coat

Ya todos sabemos que la música de los 80 volvió a estar de moda. Por lo general la asociamos con ritmos alegres y desvergonzados, como mencioné en esta otra crítica. Sin embargo, en aquella década hubo pop electrónico que no fue tan eufórico. Y en ese pop se inspiró el dúo canadiense Junior Boys.


Lo comparan muy seguido con los Pet Shop Boys (después de todo, comparten una palabra en los nombres). Pero, mientras que los Pet Shop se hicieron famosos hacia 1985, los Junior buscan inspiración más atrás, en los comienzos de la década. Casi todo su último álbum, Big black coat, recuerda a hits como “Smalltown boy” de Bronski Beat, que era pop, sí, pero muy oscuro y desolado.


Big black coat se lanzó hace varios meses, pero este invierno de 2016 es el mejor momento para escucharlo, porque acompaña perfectamente a las noches nubladas en las que queremos mover el esqueleto. Los Junior Boys se inspiraron en los pueblos de su Canadá natal, y la música evoca imágenes de hombres de negro en pequeños bares vacíos. De hecho, las letras son como los diálogos de estos hombres, que se lamentan de los amores perdidos y llaman a las chicas “baby” (palabra que aparece en casi todos los temas).


Los sintetizadores del álbum están muy influidos por la música techno de Detroit: suenan lejanos, futuristas y nostálgicos al mismo tiempo. A veces tienen un nivel de distorsión que da escalofríos, como pasa en “C’mon baby”, que parece muy tranquila, pero el final se descontrola con lo que podría ser un grito electrónico o una guitarra que sufre. “M & P”, por su parte, es el corte más tradicionalmente comercial, pero conserva su aire trágico que lo distingue de otras bandas de hoy que homenajean a los 80.


El principio del disco es una gran colección de éxitos, uno detrás de otro. Lamentablemente, como le pasa a tantos otros, va perdiendo energía y frescura a medida que avanza. Un punto bajo es “Baby don’t hurt me”, que tiene casi la misma letra que el famoso “What is love”, de Haddaway. Pero mientras este es energético y apasionado, los Junior prefieren la frialdad y casi diría el aburrimiento.


Por suerte el final es más que digno, y hasta diría que es brillante: el tema que se llama como el álbum despega con algunos efectos aislados y una percusión muy buena, y sigue subiendo y subiendo, con varias capas de sintetizadores que le ponen un broche de oro a este lado diferente del pop.

Temas recomendados: “Over it”, “C’mon baby”, “M & P”, “Big black coat”.


Por Benjamín Carabajal




0 comentarios:

Publicar un comentario