Search

Frank Ocean - Blond

El tiempo pasa más lento cuando le prestamos demasiada atención; la carrera de Frank Ocean pasó demasiado lenta porque le prestamos demasiada atención. Pasaron cuatro años desde que Pitchfork pusiera a Channel Orange como el segundo mejor disco del 2012 y aún hoy 'Thinkin About You' suena en cada rincón de mi casa casi semanalmente.

Desde que ese disco debut, repleto de referencias al R&B de los 90 que hoy tan asentado está en la moda, los guiños 8-bit, la frescura de los teclados pero por sobre todo la polenta vocal, pusiera a Frank Ocean en un podio merecido entre los jóvenes cantautores de su generación, las expectativas sobre nuevo material crecían exponencialmente. Publicaciones enigmáticas, la promesa incumplida de un lanzamiento en el 2015, algunas participaciones en producciones amigas ('The colour in anything' de James Blake), un nombre (Boys Don't Cry) que luego no fue, y ningún single.

Desde aquel disco debut, la comunidad afroamericana se vio abatida por una serie de enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, homicidios varios, la masacre en el boliche de Orlando. Detrás de esta compleja red de provocaciones y expresiones de xenofobia surgieron manifiestos anti, voces populares proclamando compasión, diplomacia. Desde 'To Pimp a Butterfly' de Kendrick Lamar hasta los recientes Lemonade de Beyoncé y Freetown Sound de Blood Orange. Pero seguíamos sin tener noticias de Frank.

En una vuelta de tuerca más a las estrategias comerciales de lanzamiento de discos amanecimos un viernes con una exclusiva de Apple Music: Endless. Una pieza audiovisual de largo repertorio y duración. Un Frank Ocean jugando al carpintero en un galpón. Como una pieza de entretenimiento, dolorosamente aburrida, y tal vez ese es el punto. Al observar Frank construir una escalera de caracol con sus propias manos, la pieza ofrece una especie de mensaje contra la promoción que habla de cómo la estrategia de liberación de un álbum a menudo puede opacar el arte y el proceso. Pasaron poco más de 24 hs. para que Endless quedara como una prolija y fina introducción a lo que sería el verdadero sophomore álbum del autor de 'Pyramids'.

Blond dijo Hello World con el video de 'Nikes', primer single oficial del disco. Una explicita referencia a la 90´s suicide cult que hoy construye la vanguardia, el vaporwave, el glitter, la obsesión con Japón y el Windows 95. En 'Nikes', Frank pareciera reírse del materialismo hedonista y de these bitches that want Nikes, but the real ones.

A diferencia de la multiplicidad de referencias y estilos que contenía Channel Orange, Blond es austero, intimo, lleno de guitarras, repleto de poesía y sumamente transparente. Es un disco minimalista, con interludios coherentes e igual de necesarios que sus piezas más estructurales, sobre todo aquel en el que podemos escuchar a la madre de Frank por teléfono repetirle hasta el cansancio "Do not smoke marihuana!". En la poesía de 'Ivy' le canta a su primer amor. En 'Pink+White', producido por Pharrell Williams, Frank demuestra que puede hacer lo que se le antoja, poniendo a Beyoncé como una voz de fondo que acompaña en eco, ni siquiera un featuring, una simple background vocal.

El recorrido de Blond termina con los casi diez minutos de 'Futura Free', donde algunos amigos de Frank y su hermano pequeño Ryan comentan sus deseos, sus sueños y frustraciones. Blond es un viaje por la mente de Frank Ocean, un paisaje de sus anhelos, sus recuerdos, su idea del y sus inquietudes más profundas. Su voz, incluso cuando juega con el autotune y las distorsiones, es armónica, inteligente e inolvidable.

Tendríamos que prestarle menos atención al tiempo para que fluya, y hacer lo mismo con Frank. Dejarlo estar siempre, que suene crónicamente en todas nuestras playlists y reproductores hasta que sin darnos cuenta nos regale algo nuevo.

Por Lucas Eme A

0 comentarios:

Publicar un comentario