Search

Låpsley - Long Way Home

Adele, Sam Smith, CocoRosie, Sade y James Blake. Låpsley parece no poder escapar de la comparación en su primer LP (anteriormente había presentado dos EPs: Monday & Understudy). Es cierto que se la compara con grandes, con innovadores, con gente que impuso su nombre y muchos envidiarían que les suceda algo así. Para esta joven londinense de solo 19 años (!), esto es una trampa. Låpsley es mucho más que estos nombres: es una voz única, un modo de narrar su historia a través de canciones que parecen cuentos y una DIY nata, tal como sus congéneres de Grimes y Chvrches.

Con un gusto exquisito por el jazz, esta chica con formación clásica que solía tocar el oboe, nos regala un álbum intimista, profundo que posiblemente podríamos encasillar bajo la etiqueta de R&B con vetas de electrónica analógica.

“Heartless” y “Hurt me” abren el álbum y nos sorprenden con esa voz que por momentos carece de feminidad pero no así de dulzura y que contrasta con lo etéreo de los arreglos. “Operator” tiene todo lo que solía tener Adele y que extrañamos en su último álbum, ese funk romántico y pegadiso, pero en Long Way  Home los agudos nos sorprenden y los arreglos nos corren de la comparación.

Otra perlita es “Station”, donde la distorsión de su voz alimenta esta idea de cada tema como un cuento, una historia única con sus protagonistas que dialogan entre ellos.

“LoveisBlind” es un tema mucho más robusto, con carácter y la fuerza de un himno, mientras que “Sevenmonth” cierra el álbum de una forma más que dulce pero dejándonos con el interrogante de qué será de Låpsley si podrá seguir fortaleciéndose en su propio ser o si los fantasmas de la comparación  la perseguirán hasta el temido segundo álbum. Es un misterio al que le falta tiempo por ser develado. Mientras tanto, podemos seguir disfrutando de esta maravilla llamada 'Long Way Home'.

Por Mariana Kopp



0 comentarios:

Publicar un comentario