Search

Banks - The Altar

Jillian Banks es la princesa wicca del pop alternativo. Si bien podría haber sido una de las protagonistas de Coven, tercera temporada de American Horror Story, y encajar perfectamente con  los personajes de Emma Roberts y Tayssa Farmiga para coronar un trio de gasa negra y capelinas, su música es mucho más profunda y oscura que los guiños siniestros de la serie de Ryan Murphy

Luego de algunos EP´s donde se daba a conocer con temas como 'Brain' o 'Drowning', en 2014 lanzaba su disco debut, Goddess. Una recopilación de canciones de los EP London y Fall Over, acompañados de nuevas producciones que dejaba una secuencia de catorce temas llenos del revival del r&b que tanto abunda en esta década, baladas emotivas pero principalmente una producción muy cuidada con colaboradores como Tim Anderson, SOHN y Jamie Woon. 

La música de Banks no es atmosférica y oscura solo para dar coherencia a su imagen monocromática. Son las melodías las que refuerzan la profundidad emocional de las letras, experiencias de la cantante contadas muchas veces desde el dolor, la desilusión amorosa e incluso el relato de una experiencia personal en la depresión. 

En esta nueva producción, The Altar, Jillian Banks decide codearse una vez más con sus productores habituales, sobre todo en Tim Anderson, Dj Dahi y el músico y compositor más familiar de la cantante, SOHN. 

A diferencia de Goddess, en The Altar nos encontramos con la intención estructural de empoderar las virtudes vocales de Banks dándole más protagonismo del que ya tenía y retorciendo su voz hasta casi desmaterializarla para combinar la crudeza de su registro con los mensajes feministas y superadores que traen las historias de sus canciones.

Pudimos percibir esto desde que Jillian lanzaba el primer single de The Altar, 'Fuck With Myself', que como menciona directamente el título, se trata un poco de So I fuck with myself more than anybody else. Luego vino 'Gemini Feed' con beats más hip-hoperos que recuerdan un poco al 'Beggin to thread' de Goddess. Y cuando creíamos que The Altar sería la versión remixada de su predecesor, Banks adelantaba una balada cruda como su voz, 'Mind Games', dispuesta a exponerse toda y decirnos Did you ever even see me try? Do you see me now?

Puede que The Altar no sea un disco que transforme el género para siempre. Incluso nos encontraremos con quienes consideren que es más de lo mismo que la cantante ya había logrado con Goddess, pero el valor de este altar donde la diosa ahora reposa para desplegar su poder está en los matices de sus canciones, en la maduración y el poder ganado en canciones como 'Lovesick' o 'Weaker Girl'. Un disco donde los paisajes son diversos. Desde la melancolía de sus baladas ('Mother Earth', 'To the Hilt'), pasando por la furiosa y super pistera 'Trainwreck' y sus costados más hechiceros y wicca en 'Judas' y 'Poltergeist'. 

Un disco maduro e intenso, donde Banks desnuda su voz y su alma en canciones más producidas y mejor instrumentadas que su debut. Bienvenidos sean estos horizontes blanco y negro entre tanta formula repetida en la era Major Lazer.  


0 comentarios:

Publicar un comentario