Search

The Growlers - City Club

Una banda californiana saca álbum de un género querido (garage rock), le agrega algún toque ochentoso de moda y compone canciones breves y directas. ¿Qué puede salir mal? Aparentemente, mucho.

Juraría que me había equivocado de disco porque el cantante Brooks Nielsen de The Growlers suena bastante parecido a Alex Turner de Arctic Monkeys: los dos tienen una voz cansada, áspera y sarcástica, pero a Brooks le falta el encantador acento de Sheffield de Turner. El parecido no se detiene ahí, porque el resto de la banda toca con una energía similar.

También hay pedazos de The Strokes por aquí. Casi alucino con el tema “Too many times” porque creo escuchar la voz de Julian Casablancas. ¡Momento! ¡Es Julian Casablancas! Sí, resulta que este cantante también es el productor de todo el disco, lo que explica la semejanza con su propio grupo y también la presencia de los sintetizadores que tanto le gustan (y que suenan muy cool en el primer tema, “City club”).

Ser fan de Arctic Monkeys y The Strokes no está mal, porque son buenas bandas. ¿El problema? Ellas ya emulaban estilos viejos (post-punk y garage rock). Es decir: The Growlers está tomando prestado un estilo que a la vez ya estaba prestado. OK, yo también soy fan de la música vieja, y tratar de copiarla no es un crimen: solo es cuestión de componer buenas canciones que estén a la altura del homenaje. Pero aquí no pasa: los temas son absolutamente intercambiables. El tono del álbum es bastante chato y, si bien cuesta criticar a algún tema en particular, lo cierto es que también cuesta entusiasmarse.

Quizás lo escuchen y piensen: “Hey, esto no es tan malo después de todo”. Mi consejo: vayan a escuchar directamente Arctic Monkeys y The Strokes.

Tema recomendado: “City club”.

Por Benjamín Carabajal 



0 comentarios:

Publicar un comentario