Search

The Weeknd - Starboy

Con ustedes, The Weeknd: artista canadiense de R&B que tuvo un buen 2015 con su hit “Can’t feel my face”. Para algunos, era una ráfaga de aire fresco en una escena pop demasiado plástica; para otros, un mero calco de Michael Jackson. Pero todos los ojos estaban puestos sobre él y, cuando anunció que iba a colaborar con Daft Punk, la expectativa no dejó de crecer.

Starboy salió apenas un año y un par de meses después del disco anterior, Beauty behind the madness, pero evidentemente fue un tiempo muy productivo para The Weeknd, porque el nuevo álbum tiene nada menos que 18 temas. Al principio pensé “este es el disco pop del año”, porque la seguidilla de buenas canciones me tenía al borde de la silla. “Starboy”, el primer corte, es genial: relajado, autocrítico de la fama, con los vocoders inconfundibles de Daft Punk. Y “False alarm”, un sencillo promocional, empieza calmado pero se acelera y se pone gritón en el estribillo.

Pero las primeras sorpresas vinieron después: “Rockin’” es brillante, y se mueve al ritmo de un excelente beat estilo UK garage, que parece producido por los chicos de Disclosure. Y “Secrets” tiene un enfoque distinto, en el que The Weeknd canta con voz más grave (¡hey! ¡Lo favorece bastante!) sobre una base new wave, que hasta incluye samples de bandas como The Romantics y Tears for Fears.

Pero, ¡ay! ¿Por qué el disco es TAN largo? Inevitablemente los hits quedan enterrados entre muchos temas de relleno. Y, para colmo, las letras, que hablan sobre los vaivenes de una relación, no ayudan en lo más mínimo: en un track, el cantante quiere tener una relación abierta; en otros, es indiferente; y en otros es posesivo. Sí, hay relaciones que son así, pero las idas y vueltas son demasiadas y causan que la narrativa sea un caos.

Si The Weeknd hubiese recortado algunos tracks, nos quedaríamos con un recuerdo más claro del apasionado “Die for you”, o de la espléndida participación en “Sidewalks” de Kendrick Lamar (de verdad, este rapero es capaz de levantar cualquier tema).

Starboy es una hora muy agradable, nunca mal hecha ni intrusiva, pero da pena pensar todo lo que podría haber sido con un poquito más de edición.

Temas recomendados: “Starboy”, “Rockin’”, “Secrets”, “Sidewalks”.

Por Benjamín Carabajal

0 comentarios:

Publicar un comentario